Cerca
 
 

Risultati secondo:
 


Rechercher Ricerca avanzata

Chi è in linea
In totale ci sono 2 utenti in linea: 0 Registrati, 0 Nascosti e 2 Ospiti

Nessuno

[ Vedere la lista completa ]


Il numero massimo di utenti online contemporaneamente è stato 85 il Sab 9 Giu 2012 - 10:49
Gennaio 2018
LunMarMerGioVenSabDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Flusso RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



Más claro que oscuro

Vedere l'argomento precedente Vedere l'argomento seguente Andare in basso

Más claro que oscuro

Messaggio Da arcoiris il Mer 20 Feb 2013 - 10:41

LA HABANA, Cuba, febrero, www.cubanet.org -No sé a qué especie de bicharracos pertenezcan los arios puros. Por suerte no he conocido a ninguno. Los imagino firuletes humanoides con una piedra de hielo en lugar de corazón y, para colmo, proclives a enamorarse de sí mismos. De hallarme ante una galería con fotos de notables arios puros, no daría ni un paso de la puerta hacia adentro, para no aburrirme, o por evitar trastornos estomacales.

Algo radicalmente distinto puedo sentir ante una galería fotográfica cuyo objetivo, mucho más claro que oscuro, es reivindicar el derecho al orgullo propio y al reconocimiento público de un grupo humano que ha sido marginado, humillado, relegado y cuyas peculiaridades están siendo diluidas entre la generalidad de otros grupos, como parte de una manipuladora estrategia de dominio político.

Es el caso del “Salón de negras y negros ilustres de Cuba”. Así que al menos desde mi perspectiva personal como cubano oscuramente blanco, veo esta iniciativa no sólo como un gran acierto de la oposición política contra el régimen en la Isla (de cuya órbita me resulta imposible desligarla), sino además como otra acción sagaz de aquellos que se han propuesto levantarles los ánimos y la moral, a la vez que abrirle los ojos, a una gran porción de compatriotas negros y mestizos, engañados y adormecidos por la dictadura revolucionaria durante varias décadas, razón por la que hoy, además de sufrir las prácticas discriminatorias que esa dictadura no se ocupó de erradicar, es igualmente víctima de su discurso hipócrita, que insiste en ocultar la discriminación y el ninguneo.

Desde mi condición de blanco sospechoso (capirro, como cualquier cubano “blanco”), no aprecio el menor atisbo de racismo, deliberado o no, en el “Salón de negras y negros ilustres de Cuba”. Quizá porque veo a los racistas (blancos, negros, rojos…) como personas estúpidas que se consideran superiores al objeto de su repulsa. Y no es ese el perfil en el que encajan los organizadores de este evento.

Los actos discriminatorios responden a insuficiencias y a vicios en la formación del intelecto y de la capacidad espiritual de quienes los realizan. Son aberraciones. Y como tales, productos de algún tipo de desajuste con interés quizá para los predios de la bioquímica cerebral, pues llegan a afectar la psiquis de los individuos, estableciendo impresiones erróneas que sus mentes no parecen estar capacitadas para enmendar, ni aun para reconocer como errores.

Visto el asunto desde tal perspectiva, es fácil comprender cuán dañinos son los prejuicios y actitudes discriminatorias que aún sufrimos en Cuba, en tanto entorpecen nuestro avance no digamos ya hacia la modernidad, sino hacia el simple civismo. Y ya se sabe que entre esas actitudes, el racismo y las opiniones recelosas de blancos contra negros y de negros contra blancos ocupan relevancia desafortunadamente notable. Sin embargo, llama la atención que no haya impuesto nunca su ascendencia entre las filas de lo que podríamos llamar el movimiento cubano de oposición pacífica contra el régimen.

No es el único ejemplo de admirable civilidad que nos brindan nuestros opositores, pero es uno de los más meritorios, junto a su firmeza y a su vocación pacifista. Desaciertos estratégicos y hasta algún que otro rasgo de intolerancia y sectarismo, no han faltado entre ellos. Muestran defectos como seres humanos y todavía más como poco experimentados luchadores políticos. Pero a diferencia de lo que ocurriera a lo largo de toda la historia de Cuba, no puede decirse que en el actual proceso de lucha por la conquista de nuestra libertad las representaciones opositoras estén divididas por prejuicios de signo racista.

Si han conseguido eso, que es tan difícil dentro de una sociedad minada históricamente por la peste del racismo. Y si negros y blancos desafían juntos la maquinaria represiva del régimen, recibiendo las mismas palizas, siendo víctimas de las mismas infamias, si comparten los tétricos pabellones de sus cárceles como hermanos, igualados por la misma injusticia, no veo en realidad motivos para que una galería con fotos de negras y negros ilustres sea asumida por unos como manifestación de correría racista de parte de los otros. Ni me parece productivo que unos y otros intercambien descalificatorios por esa causa.

Ciertamente, luego de medio siglo de robótica uniformidad, con verdades absolutas y dogma impartido a la cañona, nos corresponde empezar a prepararnos para la futura convivencia en democracia, donde una galería de judíos ilustres, de albinos cabizbajos o hasta de arios puros, si los hubiera, no tienen por qué contrariar gratuitamente a los que no somos judíos, albinos o arios puros.

Aunque la mayoría de los cubanos no la hemos disfrutado nunca, ya vamos sabiendo que, en democracia, cada ciudadano o grupo de ciudadanos tiene derecho a honrar a sus paradigmas del modo que decida hacerlo, mientras que no agreda al resto. No en balde, nuestra dictadura, siempre en las antípodas del derecho humano, no tolera la existencia de galerías en cuyas imágenes no estén representados sus símbolos e intereses. Justo por ello ha reaccionado ríspidamente contra los organizadores del “Salón de negras y negros ilustres de Cuba”.

Por lo demás, no fue un negro y mucho menos un racista, sino el eminente sabio don Fernando Ortiz, quien nos advirtió que “Sin el negro, Cuba no sería Cuba”. Por cierto, y ya que lo menciono, no está de más que quienes nos dedicamos a la promoción de ideas desde el periodismo independiente volvamos a leer de vez en cuando el ensayo “Por la integración cubana de blancos y negros”, que es donde don Fernando nos lega esta sentencia. Tal vez ayude a comprender que una galería destinada a testimoniar gráficamente sus palabras, lejos de inquietarnos, más bien debe animarnos y enorgullecernos.

Nota: Los libros de este autor pueden ser adquiridos en la siguiente dirección: http://www.amazon.com/-/e/B003DYC1R0

CUBANET

_________________
avatar
arcoiris
Admin

Messaggi : 15647
Data d'iscrizione : 25.04.12
Età : 41
Carattere : vieja y desbaratada pero fantasiosa y calientica

Vedi il profilo dell'utente

Tornare in alto Andare in basso

Vedere l'argomento precedente Vedere l'argomento seguente Tornare in alto


 
Permessi di questa sezione del forum:
Non puoi rispondere agli argomenti in questo forum