Cerca
 
 

Risultati secondo:
 


Rechercher Ricerca avanzata

Chi è in linea
In totale ci sono 6 utenti in linea: 0 Registrati, 0 Nascosti e 6 Ospiti

Nessuno

[ Vedere la lista completa ]


Il numero massimo di utenti online contemporaneamente è stato 85 il Sab 9 Giu 2012 - 10:49
Novembre 2017
LunMarMerGioVenSabDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario

Flusso RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



Peripecias de un viaje en líneas nacionales

Vedere l'argomento precedente Vedere l'argomento seguente Andare in basso

Peripecias de un viaje en líneas nacionales

Messaggio Da arcoiris il Mer 10 Lug 2013 - 9:19



GUANTÁNAMO, Cuba, julio, www.cubanet.org -El 11 de enero de este año, el periódico Venceremos, órgano del comité provincial del PCC en Guantánamo, anunció que desde el mes de marzo comenzaría a volar entre La Habana y esta ciudad un moderno avión AN 158, fabricado en Rusia y Ucrania. Según el propio periódico, la nave, con capacidad para 96 pasajeros, realizaría cinco vuelos semanales.

Aunque el AN 158 estuvo operativo dos meses después de lo anunciado, desde entonces han sido muchas las cancelaciones del vuelo. El pasado viernes, cinco de julio, fui víctima de otro de los incumplimientos de Cubana de Aviación. Antes de viajar a La Habana había sido advertido en el aeropuerto Mariana Grajales, en Guantánamo, de que debía reconfirmar mi pasaje de regreso. Tal reconfirmación consiste en que el pasajero debe ir con 72 horas de antelación a las oficinas situadas en la calle Infanta, entre 25 y 27, Vedado, para conocer si el vuelo presenta algún contratiempo. Por teléfono parece que dicha gestión es imposible porque llamé tres veces y siempre respondió una contestadora automática indicando que sería atendido, pero lo real es que nadie atendió mi llamada. Debido a eso, la reconfirmación se convierte en incordio –gastos de pasaje incluidos-del que se desentiende Cubana.

El martes 2 de julio, a las 12 y 30 p.m., llegué a dicha oficina. No había más que dos o tres personas. Me atendió con prontitud un empleado que estaba parado en el centro del salón. Me remitió a otro que estaba sentado detrás de un buró, a la derecha de la puerta de entrada, el cual, al parecer molesto porque me enviaran a él, me respondió que mi vuelo no tenía problema alguno, que estuviera en el aeropuerto a las 11 y 30 de la mañana.

El viernes 5 de julio llegué al aeropuerto a las 11 a.m. Siendo las 12 y 30 p.m. todavía no había comenzado el chequeo, así que me dirigí al departamento de información. Allí no sabían qué ocurría y me indicaron que viera al supervisor. Éste me informó que el avión que iba a volar a Guantánamo tenía problemas técnicos, que nos iríamos en el vuelo hacia Santiago de Cuba que saldría a las 3 y 40 p.m.

A la 1 y 40 p.m. -hora en que presumiblemente debía estar en el aire- comenzó el chequeo del vuelo. En el salón de última espera, a las 4 y 15 p.m., fuimos atendidos por dos trabajadores de Cubana, quienes nos entregaron un bocadito de jamón con queso y una lata con refresco de cola pero no nos dieron explicación alguna. A las 4 y 50 p.m. llamaron para abordar un avión bimotor, de hélice, modelo ATRC, que nos llevaría hasta Santiago de Cuba, lugar en el que aterrizamos a las 6 y 45 p.m. Ninguno de los funcionarios de Cubana, interpelados reiteradamente sobre por qué no nos llevaban hasta Guantánamo, respondió a esa pregunta. Al llegar al aeropuerto de Santiago de Cuba ningún funcionario de Cubana estaba esperándonos para ofrecernos disculpas por lo ocurrido o para explicarnos cómo proseguiría nuestro viaje. A las 7 y 10 comenzaron a entregar equipajes. A las 7 y 30 p.m. la trabajadora que atiende los servicios sanitarios nos informó que en el parqueo estaba un ómnibus de TRANSTUR que nos llevaría hasta Guantánamo. Luego de más de veinte minutos parados en la acera, esperando a que abrieran los maleteros del ómnibus, llegó un chofer y abrió el compartimiento de equipajes. En el bus, ese mismo chofer nos informó que sólo harían dos paradas, una en la terminal de Guantánamo y otra frente a la oficina de Cubana de Aviación y que los pasajeros que llegaran hasta la oficina debían bajarse en la terminal para vigilar sus equipajes, pues ellos no se responsabilizaban con ninguna pérdida.

Llegamos a Guantánamo sobre las 9 y 10 p.m., casi seis horas después de lo previsto. Una palabra amable, una información oportuna, habrían causado un buen efecto, pero es evidente que a los funcionarios de Cubana no les preocupa eso. Este suceso muestra una vez más lo desprotegidos que están los consumidores cubanos en su relación contractual con las empresas estatales, lo cual amerita otro comentario.

Cercano ya el congreso de los periodistas oficiales, que por estos días hablan tanto de la necesidad de que la prensa sea objetiva, veraz, de que el pueblo necesita ser informado, de que es necesario eliminar el secretismo, etc, etc, sería bueno que alguno de ellos indagara sobre lo que ocurre con el avión AN 158 que debía estar volando cinco veces a la semana desde la capital hasta Guantánamo y todavía no ha estabilizado sus servicios. No importa que la primicia la tenga una vez más un periodista independiente. Lo que importa es que comiencen a ser coherentes con lo que pregonan.

_________________
avatar
arcoiris
Admin

Messaggi : 15646
Data d'iscrizione : 25.04.12
Età : 41
Carattere : vieja y desbaratada pero fantasiosa y calientica

Vedi il profilo dell'utente

Tornare in alto Andare in basso

Vedere l'argomento precedente Vedere l'argomento seguente Tornare in alto


 
Permessi di questa sezione del forum:
Non puoi rispondere agli argomenti in questo forum