Cerca
 
 

Risultati secondo:
 


Rechercher Ricerca avanzata

Chi è in linea
In totale ci sono 4 utenti in linea: 0 Registrati, 0 Nascosti e 4 Ospiti :: 1 Motore di ricerca

Nessuno

[ Vedere la lista completa ]


Il numero massimo di utenti online contemporaneamente è stato 85 il Sab 9 Giu 2012 - 10:49
Novembre 2017
LunMarMerGioVenSabDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario

Flusso RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



Porno kubano

Vedere l'argomento precedente Vedere l'argomento seguente Andare in basso

Porno kubano

Messaggio Da mosquito il Mar 2 Dic 2014 - 4:40

http://www.cubanet.org/destacados/pornografia-en-cuba-un-negocio-floreciente/




Pornografía en Cuba: Un negocio floreciente

“Te proponen 5 dólares y tú no estás pensando en si vas a salir en internet o no. Tú solo piensas en los 5 dólares”




-A pesar de las leyes que prohíben tanto la importación, la producción así como el consumo de pornografía en Cuba, los sucesivos escándalos que involucran a alumnos, profesores y hasta centros de estudios en todos los niveles de educación, indican que la pornografía es un tema importante en la sociedad cubana actual, a pesar de que no ocupa espacio en la prensa oficialista, mucho menos en charlas o programas educativos que hablen de la sexualidad.

A juzgar por tanto silencio, pareciera que en Cuba no existe la pornografía cuando en verdad todo indica que es un negocio floreciente, muy vinculado a la prostitución y a la necesidad de los jóvenes de encontrar fuentes de ingresos mucho más acordes con la realidad económica del país.

Se ha hecho habitual que circulen por internet o, en el caso de Cuba ―donde es muy controlado el acceso a las redes―, se vendan en algunos negocios privados de películas de todo el país, videos pornográficos de estudiantes de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI). En verdad es una especie de “pequeña industria” que va ganando espacios en reconocidos sitios digitales, al punto de que tanto quienes comercializan el producto como aquellos que lo consumen lo identifiquen con el nombre genérico de “videos de la UCI”, lo que equivale a una buena parte de la que pudiera llamarse “producción criolla”.

Al respecto nos habla el joven Iván Morales, que reconoce haber visualizado algunas de estas películas:

“Son los propios estudiantes que, para ganarse un dinero, ellos mismos filman las películas y, como tienen acceso a internet y saben cómo evadir el control, también las suben ellos mismos o en arreglo con los profesores, de eso no hay dudas. Yo tengo algunas en mi móvil, que me las han pasado amigos míos pero las puedes comprar por dos o cinco dólares a cualquier vendedor de discos. Claro, no puedes ir y dispararle a la cara, tienes que saber entrarle. Lo mejor es ir a una discoteca, ahí las encuentras fácil. O si tienes internet sin proxy las bajas en algunos sitios gratis. Si dices que buscas ‘videos de la UCI’, todo el mundo sabe de lo que estás hablando”.

Una estudiante de la UCI, que ha pedido no ser identificada, nos da testimonios personales de la realidad que se vive en ese centro de estudios:

“Tengo amigas que han hecho películas y las han subido a internet con ayuda de profesores. Sé que han ganado mucho dinero con eso y hasta tienen sus propias páginas. (…) Las hacen en sus cuartos. Hay muchas que también se anuncian desnudas y después vienen los extranjeros a Cuba y las buscan. Así ganan más que las jineteras. Yo una vez estuve a punto de hacer un videíto con mi novio y subirlo pero después me arrepentí. Él sí lo hizo con una de tercer año que es una loca y se ganaron trescientos dólares. Después de eso nos peleamos”.pornografia

No solo en la UCI la pornografía es un ejercicio habitual. Otras escuelas del país se han visto involucradas, como es el caso de la Secundaria “Desembarco del Granma”, en el Reparto Eléctrico, de donde han salido grabaciones y fotos que actualmente circulan en los móviles y tabletas de muchos jóvenes de la comunidad. Al respecto nos habla un estudiante de 9no. Grado al que entrevistamos a la salida de la discoteca de la localidad, después de verlo exhibir un video pornográfico en su móvil, a un grupo de adolescentes que luego lo compartieron en sus teléfonos:

“Tengo un yuma (extranjero) que me da 10 fulas (dólares) por una foto y 40 por un video. Yo y una jevita, claro. Todos son de mi aula, menos una que es de 8vo. (…) Dos o tres veces lo hicimos en un aula, en el piso, en las mesas. Hablamos con el custodio y nos quedamos después de las 6. (…) Le dimos 5 fulas. (…) Las otras las hemos hecho en casa de un socio (…). Hay otro yuma que siempre nos compra más barato pero es fijo. Todo lo que le damos lo compra”.

Por lo barato que resulta contratar a los “modelos”, muchos de ellos menores de edad, la capital cubana ha sido el escenario de filmación tanto de famosos pornógrafos como Kevin Slack, así como de administradores de pequeños sitios gay en internet que hasta ya exhiben apartados para los cuerpos desnudos de “cubanos de La Habana”. Sobre este nuevo “renglón turístico” hablamos con Javier y con Joel, dos jóvenes camagüeyanos que, como uno de ellos afirma durante la conversación, viven “de lo que venga”:

Nos dice Javier: “Cuando llegué a La Habana no tenía trabajo ni donde quedarme. Dormí dos días en un parque hasta que conocí a un yuma que me llevó para su casa. Yo tenía 17 años. (…) No nos acostábamos. Él solo me hacía fotos en el baño, desnudo, o en el cuarto, en la piscina, también íbamos a Mi Cayito (una playa frecuentada por gays al Este de La Habana). Siempre yo solo. (…) No sé si era para ponerlas en internet pero yo tampoco le pregunté. No sabía nada de eso. Así estuve hasta que él se fue. (…) Todo eso es normal. Lo que ahora sé es que si alguien quiere tirarme fotos tiene que pagarme. Y nada de 5 dólares, de 20 para arriba. (…) Hice un video para unos canadienses. Éramos tres chamacos y una jeva. Por ese nos pagaron 500 dólares a cada uno. (…) Un socio me presentó a unos españoles pero ellos querían darme solo 100 dólares y les dije que no. Era una película de maricones (…). Yo no tengo nada en contra de eso pero 100 dólares es una estafa, mira, yo vivo de lo que venga y hago lo que tenga que hacer pero no soy bobo”.


Por su parte, Joel nos da detalles de lo que sucede actualmente en La Habana:

“Es que no hay dinero. Y cuando tu llegas de Oriente, donde no hay nada, y ves que aquí en La Habana hay que luchar muy duro, cuando te dicen 5 dólares o lo que sea tú no estás pensando en si van a subir los videos a internet o no. Tú solo estás pensando en lo que te van a pagar. Después con los años uno aprende cuánto vale una cosa y la otra. Todos esos videos y las fotos circulan aquí en Cuba, la gente los tiene, y esto es así de chiquitico. Hay quien dice que no ve porno pero tú sabes que eso es mentira. Después todo el mundo sabe quién eres y lo que haces. Pero hay que vivir de algo, ¿no?”.

Negado a aceptar que ese prototipo de “hombre nuevo”, sin apetitos ni deseos individuales, sacrificado por la revolución en cuerpo y alma, ha sido un fracaso estrepitoso y que en verdad ha sido el socialismo el mayor obstáculo para que los jóvenes se desarrollen plenamente, el gobierno cubano continuará corriendo una cortina maltrecha sobre un tema que le resulta molesto no solo por incontrolable sino porque demuestra las dobleces del proceso político.



_________________
"..non dovete esssere egoisti e pensare con la pinguita
dovete pensare il bene del populo cubano.."


i dettagli, gli possiamo lasciare a la fantasia di ognuno ..
avatar
mosquito
Admin

Messaggi : 16373
Data d'iscrizione : 25.04.12
Località : Bollo.gna
Carattere : el VIEJO puttaniere

Vedi il profilo dell'utente

Tornare in alto Andare in basso

Re: Porno kubano

Messaggio Da mosquito il Gio 18 Giu 2015 - 3:00

http://oncubamagazine.com/sociedad/no-body/




No Body




Abella Anderson, actriz porno de origen cubano.


   Eduardo del Llano

¿Son eróticas las Revoluciones?

Veamos una Revolución cualquiera. El pueblo se echa a la calle masivamente. Gritos, empellones, cuerpos sudorosos que se rozan y entremezclan. Pandémica euforia que nace de la caída del viejo régimen y las promesas del nuevo. Celebración, jolgorio, abrazos y adrenalina. Nada más fácil, en tales circunstancias, que manipular la teta de una correligionaria o quedar ensartado por un bujarrón. ¿Suena como la antesala de una gran orgía de los cuerpos y los sentidos? No cabe duda. A primera vista, las Revoluciones tendrían que ser el espacio primado del Eros.

Así comienza El cuerpo y el delito, un cuento mío de 1996 incluido en Omega 3, un volumen de cuentos de próxima aparición por Letras Cubanas. Supongo que desde mucho antes ya me incomodaba el puritanismo que parece consustancial al pensamiento y la práctica (tenidos por) revolucionarios.

Cuando era adolescente, un conocido de mi año en la vocacional Lenin –donde algunos profesores, linterna en mano, cazaban parejas en sitios oscuros– me reveló que iba al ICAIC, en cuya vecindad vivía, a rebuscar en los latones de basura para agenciarse fragmentos de película de 35 mm. Se ven cuadritos de películas que uno conoce, y, si tienes suerte, añadía bajando la voz, encuentras los trozos que cortan, trozos con mujeres encueras.

Para mi generación y algunas más, el porno siempre fue un misterio, algo inaccesible, deseable y un poco vergonzoso. Y el nudismo un concepto al que se aludía con risitas. Teniendo el clima y las playas que tiene, en Cuba sólo hacen topless las extranjeras. Hay prejuicios arraigados, de acuerdo, pero también interdicción y presión política. En Cuba, si una chica amaga desnudarse en una discoteca, se convierte en un problema de seguridad. El desnudo es algo que uno ve en las puestas del grupo de teatro El Público, y ahí es casi siempre masculino. Para la televisión cubana, el cuerpo es peor que el enemigo. Si algunos clips musicales suben un poco la temperatura, el video clip se convierte en tema de debate parlamentario. Es cierto que en todas partes se evita exhibir materiales fuertes en horarios inapropiados, pero en todas partes hay alternativas, al menos después de la una de la madrugada.

La idea es no perjudicar la imagen, la dignidad de la mujer cubana. Muy bien, pero por ver revistas eróticas en un quiosco o pasear por ciertas calles en cualquier ciudad grande, pongamos Hamburgo o Madrid, nadie asume que todas las alemanas o españolas son putas. El que sea tan miserable para pensar que la mujer cubana tiene un precio lo seguirá pensando aunque todas vistan suéteres con cuello de tortuga. Por otra parte, tratando de ser el pueblo más digno se puede llegar a ser un pueblo de reprimidos.

La pertinencia de la prostitución legalizada y la pornografía en una sociedad moderna puede ser discutida, pero discutirla es una pérdida de tiempo. Mucho más sentido tiene, a mi modo de ver, regularla de acuerdo a principios esenciales. Por ejemplo, que involucrar a menores sea un crímen sin atenuantes.

Sé de desventurados que fueron expulsados de prestigiosos centros de enseñanza o de sus empleos por bajar, o incluso por tener, una película porno a las máquinas con las que trabajan. De acuerdo, los ordenadores de la academia y la oficina no son para eso. Entonces, ¿dónde están los que sí lo son? ¿Dónde consigue uno cine erótico –del que, por cierto, hay prestigiosos festivales internacionales que lo legitiman como una expresión polémica pero insoslayable de la cultura contemporánea– para consumirlo en privado, en pareja o según la configuración que le dé la gana? El puritanismo y la hipocresía de las autoridades resultan aún peores en provincias. Que levante la mano cualquier dirigente, cualquier censor, cualquier ideólogo a cualquier nivel que no tenga veinte gigas de porno en su computadora personal.

Entrar pornografía por el aeropuerto es delito. Un delito en el cual, por otra parte, incurre muchísima gente. Un socio que trabaja en la TV me contó hace años que, al regreso de un viaje, traía un par de revistas eróticas –en esa época todavía no existían las memorias flash– y tenía toda una fundamentación teórica preparada para el caso de que se las incautaran en la Aduana, algo que afortunadamente no ocurrió. Su defensa involucraba lo insoslayable del estudio profesional de la imagen corporal en la fotografía moderna, la composición con modelos femeninos en la publicidad y la pertinencia del empleo de filtros para disimular los estragos del tiempo. Imaginarlo explicándole todo eso a un inexpresivo oficial de Aduana es de esos momentos que hacen grande el deporte.

Por otra parte, todo el mundo ha visto o siquiera conoce de la existencia de porno nacional, pellejos realizados con más entusiasmo que tecnología. La cuestionable ética de algunos realizadores los ha llevado a hacer público lo que debió mantenerse en privado. Bueno, pero, ¿por qué no invertir los términos, convertir en motivo de orgullo lo que hasta ahora lo fuera de vergüenza, y en lugar de perseguir o castigar a los, eh, cineastas aficionados, no creamos un festival del género en Cuba? Con el espíritu que suele caracterizar a ese tipo de iniciativas en suelo patrio, no dudo que lo venderíamos como el mejor del mundo, el más grande de Latinoamérica, el encuentro del porno No Alineado, el XX del ALBA; en una palabra, el Festival Internacional del Nuevo Cine Erótico Latinoamericano (FINCEL).

Es una idea…

_________________
"..non dovete esssere egoisti e pensare con la pinguita
dovete pensare il bene del populo cubano.."


i dettagli, gli possiamo lasciare a la fantasia di ognuno ..
avatar
mosquito
Admin

Messaggi : 16373
Data d'iscrizione : 25.04.12
Località : Bollo.gna
Carattere : el VIEJO puttaniere

Vedi il profilo dell'utente

Tornare in alto Andare in basso

Vedere l'argomento precedente Vedere l'argomento seguente Tornare in alto


 
Permessi di questa sezione del forum:
Non puoi rispondere agli argomenti in questo forum