Cerca
 
 

Risultati secondo:
 


Rechercher Ricerca avanzata

Ultimi argomenti
Chi è in linea
In totale ci sono 3 utenti in linea: 0 Registrati, 0 Nascosti e 3 Ospiti :: 1 Motore di ricerca

Nessuno

[ Vedere la lista completa ]


Il numero massimo di utenti online contemporaneamente è stato 85 il Sab 9 Giu 2012 - 10:49
Ottobre 2017
LunMarMerGioVenSabDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Flusso RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



Rock en Cuba: Un "extraño corazón" de protesta

Vedere l'argomento precedente Vedere l'argomento seguente Andare in basso

Rock en Cuba: Un "extraño corazón" de protesta

Messaggio Da arcoiris il Lun 16 Lug 2012 - 21:11

El rock siempre ha estado asociado a una expresión de rebeldía social o política. En el caso de Cuba no es diferente. Sin embargo, tiene que estar dentro de los límites de permisividad. Estos sorprendentemente son bastante amplios.

En los años 60 y 70, las restricciones o prohibiciones al rock tuvieron su punto más alto. Aún así, los rockeros cubanos siguieron dándole a las cuerdas. Sin embargo hubo que esperar a que la generación del 60 madurara para abrir los espacios oficiales. Así opina el periodista y crítico musical Joaquín Borges Triana:

“La cultura cubana ha estado marcada por el nacionalismo desde el Siglo XIX. El rock y el jazz son expresiones que vienen de la cultura anglosajona. Se pensó al comienzo de la revolución que eran manifestaciones ideológicas nocivas al proceso revolucionario, y lo marcó el sentido contracultural de protesta que ha caracterizado y caracteriza al rock desde sus inicios. En los 80, cuando la revolución madura y una nueva generación nacida en los 60 irrumpe, es cuando justamente se da un proceso de apertura del rock.”

Rock, la protesta intrínseca
El rock siempre ha estado caracterizado por la encarnación de la protesta personal, moral y política. Y en Cuba no escapa a eso. ¿Por qué lo asumen los nuevos grupos? Para Javier Rodríguez, fundador y director del grupo Extraño Corazón, una de las bandas más populares en este momento en la isla, la explicación en parte está en la misma idiosincrasia del rockero:

“Creo que ser rockero tiene que ver con eso, con el espíritu rebelde, y Cuba no escapa a ello. Los músicos de rock son como los cronistas de lo que pasa en la sociedad. Creo que a través de la música se puede expresar tanto amor como desamor, odio, desacuerdo con las cosas que uno convive y no está de acuerdo. A través de nuestra música estamos expresando el sentimiento de miles de jóvenes y su inconformidad que hay con ciertos temas.”

De forma parecida piensa el crítico Borges Triana, para quien el rock siempre ha estado signado por la protesta contracultural en muchos casos de su expresión, pero al final la industria de la música la absorbe: “Siempre la gran industria los absorbe y las integra al “meanstream”. En Cuba ese sentido de protesta y de tratar los problemas sociales se une a una histórica tradición en Cuba de que la música siempre ha jugado un importante rol en la crítica social, desde los trovadores del campo, o en el rock desde mediados de los 80, llegando a hoy. Este último periodo se inserta como parte de ese proceso de la cultura cubana de ser un correlato dialógico de lo que acontece en la sociedad. A veces desde un lenguaje más metafórico, a veces más descarnado, más acre, pero el rock siempre lo ha jugado y lo sigue haciendo en estos años.”


De “Porno para Ricardo” a “Extraño Corazón”
Con el universo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han surgido agrupaciones que las aprovechan para hacer música contestataria, ante la prohibición existente para manifestarse en público. Por ejemplo Gorki Águila y su grupo Porno para Ricardo.

El periodista Joaquín Borges Triana cree que no hay espacio para la crítica aguda política y no lo habrá a mediano plazo, menos para Porno para Ricardo: “El grupo de Gorki Águila es una agrupación muy interesante que apuesta por un libido fuerte, muy erótico en sus mensajes, lo que en cubano se define como la “gozadera”. Su música es punk y este género siempre ha sido muy irreverente, muy transgresor y muy contracultural. Al final el grupo se radicalizó y pasó a un discurso de oposición política al sistema cubano. Por diferentes razones, en Cuba no hay espacio para la disidencia política, y menos para una que no admite nada de bueno dentro de este sistema imperante en la sociedad cubana. Creo que no tendrán espacio en un periodo de tiempo mediano o largo. Lo cual no significa que no haya espacio para la crítica, pero por supuesto desde determinados límites de permisividad. Es una regla que funciona en todos los países del mundo”.

Dentro de las reglas de la permisividad se ubica la banda de Javier Rodríguez, Extraño Corazón, que ha sido premiada este año con el más importante galardón de la música, en la categoría de rock, Cubadisco 2012.

“La manera en que componemos y el tipo de texto que ofrecemos al público tiene diversos niveles de lectura. La gente no es tonta y sabe que estamos diciendo cosas mucho más allá del amor o el desamor. Nunca hemos tenido una prohibición en los medios así, y me imagino que quienes nos escuchan saben interpretar las canciones. No las hacemos para complacer a nadie,” comenta Javier Rodríguez.

Borges Triana explica que Extraño Corazón se ubica muy bien entre las reglas de la permisividad, porque su discurso no es de los que abordan los problemas de la realidad cubana de una forma más acre o ácida. “Tienen un discurso más tangencial por la metáfora, por decir las cosas desde otra perspectiva. Por ejemplo la migración, un tema que todo el arte cubano aborda, ya que hay más de 2 millones de cubanos viviendo en más de 140 naciones del mundo. En este último disco en una canción como Wendy, una canción que Javier le dedica a su hija justo a partir de que esta se traslada a vivir a otro país, tal y como pasa con muchas personas”.

Bitácora y los jóvenes
El último disco de Extraño Corazón, Bitácora, premio Cubadisco 2012, tiene muchas canciones que se acercan a la realidad de los jóvenes. El éxito del grupo, según los críticos, se debe en parte a la interesante flexibilidad de la voz de su joven cantante Issan Ortíz, según los críticos. Aunque las canciones no son de su puño y letra, Issan se siente identificado en muchos temas, según cuenta a Radio Nederland.
“Me veo muy reflejado en sus textos porque son lo cotidiano del cubano, desde que se levanta cada día. Pienso que una canción como “Cerrando los bares” refleja muy bien la realidad de hoy, porque cuenta la historia de muchas personas que han abandonado el país buscando un mejor acomodo económico.”

Issan al final de nuestra conversación nos canta con su guitarra por el teléfono Cerrando los bares, que dice así: “Perdido en tu ciudad, separados por el mar, fui cerrando los bares, sin poder olvidar. Es duro respirar cuando no estás aquí, tu cuidando los sueños, yo esperando por ti”.

http://www.rnw.nl/espanol/article/rock-en-cuba-un-extra%C3%B1o-coraz%C3%B3n-de-protesta

_________________
avatar
arcoiris
Admin

Messaggi : 15646
Data d'iscrizione : 25.04.12
Età : 41
Carattere : vieja y desbaratada pero fantasiosa y calientica

Vedi il profilo dell'utente

Tornare in alto Andare in basso

Vedere l'argomento precedente Vedere l'argomento seguente Tornare in alto


 
Permessi di questa sezione del forum:
Non puoi rispondere agli argomenti in questo forum